¡Atención #DRAMA! (o no)

Si hay algo que debes saber de mí, es que a veces me pongo de un intenso y un dramático que ni yo me soporto (mentira, yo siempre me soporto). Intenso en el buen sentido, claro está, y dramático no creo ni que exista un mal significado de esta palabra… Simplemente me gusta la vida, toda, entera y tuya aunque mi vida corra peligro. De frente y de repente. Y a veces me gusta incluso darle una magnitud sobredimensionada a las cosas siempre a favor de la historia, del drama y de hacerlo todo más divertido. Grandilocuente. Porque las cosas que hacen ruido son más entretenidas.

britney-crazy-b-7

Fan de volverse loco.

Que sí, que de vez en cuando nos gusta una ex primera dama musitando con la guitarra de forma intimista, pero así de diario es mejor rehogarnos los ratos con unos fuegos artificiales que salen de los pechotes, un volverse loca y bailar desorientada o un ponerse la pierna en la oreja. Ni comedido ni discreto.

Digo esto para dejar claro que no soy un snob que cree que está por encima de todo y que todo le aburre, ni un hipster que finge vivir dos años por delante que el resto. Mundano yo. Y que más allá drama carriebradshiano que a veces me invade, lo que intento es ser una persona divertida (qué narices, ¡lo soy!). Positivo unas veces, negativo otro, según las fluctuaciones anímicas típicas de un Aries, pero divertido siempre.

Por eso me sorprendió que muchos de los que leyeron el post inaugural de mi blog, se quedaran contrariados ante el pesimismo del mismo. Y nada más lejos de Fuenlabrada. Si esa era la impresión que ha dado, espero que no sea tarde para disculparse. Se me pasa el arroz no es nada negativo. Sí, me hago viejo, el cuerpo se desfonda y no quiero ni pensar en la posibilidad de quedarme calvo. Pero jajajá, me río de todo eso. Porque el drama es divertido.

¿Te imaginas esa vida gris en la que no pasa nada? En la que, simplemente, todo está “bien”. ¿Y no hay un subidón seguido de un morrazo desde un precipicio? ¿Sin un torrente de emociones o sin una historia que contar a tus amiguis con una cervecita en la mano? Pues que aburrido, oiga. Las vidas perfectas sólo existen desde fuera, tenedlo claro. Es un drama estar así, con la vida patas arriba pero al menos hay algo que arreglar. Construir es entretenido. Y cuando ya has construido, agitar los cimientos para ver si los cristales de las ventanas salen volando y quién aguanta en pie. Y tienes que gozarlo. Lo bueno y lo no tan bueno. Riámonos de todo. Rihanámonos de todo.

Total, un #DRAMA. Pero diver.

En Se me pasa el arroz | Y al vigésimo 20 de abril…

Deja un comentario