Amando como Juana la Loca

Juana la Loca

Esto es AMOR y no lo de las pelis de Meg Ryan.

Una película que me gustó bastante fue ‘Juana la Loca’, de Vicente Aranda. Más allá de ser un buen retrato de un personaje histórico muy relevante de España, y del clásico erotismo casi pornográfico que impregna la filmografía de Aranda, ‘Juana la Loca’ nos deja una fantástica imagen de lo que es amar hasta perder la cordura.

De toda la cinta me quedo, sin lugar a dudas, con esta escena que representa el culmen de la película y del conflicto del personaje. En ella, Juana hace toda una demostración de desquicio y celos ante un Felipe El Hermoso que la trata con el desdén de quien no siente lo mismo. Pero a ella le arde por dentro el sentimiento hasta quemarle la piel, hasta querer matar, destruir… hasta volverla loca.

Pilar López de Ayala está sencillamente espectacular en su interpretación de Juana la Loca, no así Daniele Liotti que da vida a Felipe de una forma bastante insulsa que nos hace cuestionarnos si de verdad merecía la pena perder los estribos por tal hombre. Aún así, ella está tan perfecta que funciona la escena, demostrando por qué fue merecedora de un Goya por esta película.

Top 5 momentos de la escena

Cinco fragmentos de una escena de ‘Juana la Loca’ de los que podemos sacar grandes frases, que incluso podremos incorporar a nuestro vocabulario diario.

“Odio todo lo que se interpone entre tu cuerpo y el mío… Así sea el aire.”

¿Qué mejor forma de iniciar una escenita de celos a nuestra pareja? Demostrando amor. Y reclamando nuestro territorio.

“¡Juana! Tu proceder escandaliza.”

La más fácil de meter en cualquier conversación de la vida cotidiana y quedar como un marqués. Cada vez que alguien haga algo raro, salido de tono o atrevido, frase al canto. Da igual si tu interlocutor se llama Mari, Pepi o Antonio, tú debes exclamar ¡Juana!.

“Quiero ser tu mujer, tu hembra y tu puta.”

La mejor declaración de amor y de intenciones que jamás he escuchado. Y con sólo tres sustantivos. Tu mujer: la persona que está a tu lado, incluso de forma legal, que te apoya, que te quiere, que construye una familia y un futuro contigo, lo racional. Tu hembra: tu pareja entendida de una forma natural, instintiva y básica, lo visceral. Tu puta: quien te vuelve loco y aviva tu fuego interior, quien te da lo que no puede darte nadie más, quien te deja usarle, lo sexual.

“No es desvergüenza, es ardor. Ardor incontenible.”

No es que necesite sal de frutas, es que cuando amas a alguien tienes que sentir eso. Ese fuego interno que hace que se te nuble el sentido si no te corresponde. O incluso cuando lo hace. Ardor.

“Loca, porque te quiero hasta la locura. Loca porque quiero que seas mío. Loca porque no quiero que busques en otra lo que yo sé darte, y me sobra.  Loca porque aspiro engendrar y parir a tus hijos. Loca. LOCA DE AMOR. Eso es loca.”

Resumen de todo. Define la locura de amor y desarrolla lo ya expuesto con “tu mujer, tu hembra y tu puta”. Qué bonito estar así de loca, ¿no?

En Se me pasa el arroz | Frases para tu vida diaria

Deja un comentario