Del origen del amor a la individualidad

Este es el precioso tatuaje de 'Hedwig and the angry inch' que NO hay que hacerse.

Este es el precioso tatuaje de ‘Hedwig and the angry inch’ que NO hay que hacerse.

Estábamos Gera y yo hablando de tatuajes posibles que nos gustaría hacernos. Ambos coincidíamos en que un tatuaje debe ser algo que no se haga sin pensar, que tenga un significado especial y no sea una simple frivolidad. Bien, tampoco hace falta que todo sea súper místico y transcendental, simplemente que esa marca en tu cuerpo forme parte, con sentido, de la historia de tu vida. Que esté ahí por algo. En esta disertación estábamos cuando ella me dijo que le gustaría hacerse un tatuaje que aparecía en una película llamada ‘Hedwig and the angry inch‘. Yo no la conocía. Me enseñó el fotograma (que aparece en la última escena del filme) y no me dijo nada especialmente. Una cara con los ojos raramente dibujados. ¿Qué podría pintar esa cara en nuestro cuerpo?

Pero había más. Tenía su significado. Entonces abrió en su Mac la carpeta de películas y buscó a Hedwig para ponerme una escena, no la final, en la que aparecía otro tatuaje similar. La escena correspondía al número musical ‘The Origin Of Love’ en la que el protagonista, Hedwig, relata el mito de Platón sobre el origen del amor que este filósofo describió en ‘El Banquete’.

La secuencia es perfecta. El mito lo es. Y también lo son la música, la letra, interpretación de John Cameron Mitchell con esa tristeza en la mirada y las ilustraciones en las que se apoya. Al principio de los tiempos, antes de que existiese la raza humana tal como la conocemos habían otros seres de cuatro piernas, cuatro brazos y dos cabezas unidas en una de tal forma que no podían verse. Y ellos no sabían nada acerca del amor. Qué pasó después es innecesario que yo lo relate cuando podemos verlo, escucharlo y sentirlo con esta escena, que finaliza con otro tatuaje.

Esta vez, otra cara. Es muy similar a la que Gera me enseñó en primera instancia, sin embargo ésta está partida en dos, representando a dos seres que forman uno, que se complementan y completan. Los seres de los que nos habla Platón.

El porqué un tatuaje es mejor que otro es lo que nos explica la película. Al menos eso entiendo yo de ella, pues a mi juicio ese es el viaje de Hedwig. Él no sólo hacía suyo el relato de Platón para contar una bonita fábula en su canción, sino que creyó en ello fervientemente, iniciando la desesperada búsqueda de alguien que le ofreciese unas respuestas que sólo él podía contestar, aunque no lo supiese.

Tal vez es bonito pensar que existe alguien que te completa pero, si asumes esto, estás asumiendo en consecuencia que tú no estás completo por ti mismo. Terrible.

El descubrimiento de Hedwig es, por tanto, el saberse entero, pleno.

Este conocimiento, liberador sin duda, es el que nos lleva a saber que no necesitamos encontrar a nuestra otra mitad, porque ya somos un todo. Un círculo, aunque sea imperfecto. Y que si algún día hallásemos a ese alguien especial, entonces seríamos dos, y no uno. Y nunca deberemos perder esa identidad individual por muy tentador que sea caer en la dependencia. Pero ese será ya otro camino.

En Se me pasa el arroz | Amando como Juana la Loca

5 thoughts on “Del origen del amor a la individualidad

  1. Lydia
    22 mayo, 2013 at 16:45

    Ay Alvarito, que placer leerte, y no sólo por el contenido, sino porque haces un uso delicioso de este, nuestro idioma, que tantos blogueros destrozan cada día. Por cierto, esto me recuerda un corto que tenemos pendiente, en el que damos patadas a un diccionario delante de la RAE. A ver si concretamos.

    1. Álvaro Onieva
      22 mayo, 2013 at 20:55

      Muchas gracias, me sacas los colores!
      Lo del diccionario fue una de las pruebas que hice en mi cumple-gymkhana, pero en vez de en la RAE fue en el instituto Cervantes. Tenemos que hacerlo!

  2. 22 mayo, 2013 at 20:59

    Me pasé un año queriendo hacerme este tatuaje por culpa de la peli hasta que descubrí que no había sido el primer iluminado en pensármelo hacer. Google me ayudó. Yo soy de los que piensa que un tatuaje no tiene que significar nada-nada-de nada. Como mucho me tatuaré algo en latín (por mi amor hacia las lenguas muertas) y tendrá que ver con ‘El lado bueno de las cosas’… pero del dicho al hecho hay mucho trecho, ganas, valor y dinero. Creo que paso de hacerme tatuajes. Cuando sea viejete ya si.. ;)

    1. Álvaro Onieva
      22 mayo, 2013 at 21:30

      ¿Que no signifique nada-nada-de-nada? ¿Pero entonces para qué tener una mancha-dibujo aleatorio? Que como digo, tampoco hay que pasarse de místicos, pero que tenga algo de significado para que cuando tengas 60 años no digas “vaya gilipollez me tatué” y al menos puedas decir “en su día me lo hice por tal razón”. Lo del latín suena chulo, yo tengo pensado otro tatuaje en braille… pero lo de ‘El lado bueno de las cosas’ no me convence tanto, que la peli no me gustó demasiado :P Me ha gustado eso de “ganas, valor y dinero”, define muy bien por qué aún no tengo un tatuaje en mi piel jeje

  3. Al
    29 mayo, 2016 at 23:34

    Hola Alvaro, ya se que esta entrada e el blog es de hace tiempo pero he caído por aquí y me gustado mucho como expresas el significado y sentido del amor en esa película que a mi me encantó y lo de que ya somos un todo es una idea que me gusta parta representarla en una imagen para un tatuaje, las dos caras de Hedwig, el tatu que dices que NO hay que hacerse, entiendo que igual es un poco simple pero ¿de cual hablas que es mejor? no veo ninguno al final de la canción. gracias

Deja un comentario