Amigos Vs Novios

Amigos Vs Novios

Los smartphones los carga el diablo.

“Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar”. Lo que nadie sabe es que después de gritar esto a los cuatro vientos, Roberto Carlos se echó novia y dejó de llamar a sus COLEGAS. Es una historia que todos hemos visto alguna vez, se emparejó y se lo tragó la tierra, pero ¿por qué sucede? ¿qué tienen los novios que no tienen los amigos?

La amistad es el complemento perfecto para la individualidad. Y es que por muy autosuficientes que seamos no dejamos de ser animales sociales que necesitan del contacto con otros para sobrevivir. Hablar con gente, hacer planes, salir, reír, compartir impresiones, discutir, escuchar nuevos puntos de vista y recibir recomendaciones o sugerencias son algunas de esas necesidades sociales por las que acudimos al encuentro con otros.

Sin embargo el amor, o más bien la vida en pareja, parece la otra alternativa que escoge y anhela mucha gente para satisfacer sus necesidades sociales, muchas veces estableciéndola como algo antagónico y opuesto a la amistad con más gente.

Tristemente mucha gente piensa que los amigos son el parche que usas mientras esperas a que te llegue el romance. Un sustituto. Un puente. A nadie, parece, le basta con la amistad. Sobre todo no basta si hablamos de una vida social de amistades diversas que no tienen por qué ser necesariamente duraderas. El único sustituto a la pareja que podría aceptarse como marca blanca del amor es una amistad fuerte, duradera y estrecha de esas que se sienten como un amor en el que no se folla. ¿Por qué?

Es obvio que no todas las amistades pueden ser tan profundas como una relación amorosa, no en vano hay algunas que sí lo son. Pero en ellas falta una pieza clave: el compromiso. Ya puedes tener la amistad más intensa del mundo que en cualquier momento puede aparecer una lagartona que se lo lleve de tu vera. Hombre, con tu pareja también te puede pasar, pero al menos tienes derecho a montar una escena y coger a la otra de los pelos y arrastrarla por toda la Gran Vía. Con tus amigos no puedes hacer eso, te tienes que callar y alegrarte.

Pero el mapa de las relaciones de amistad es complejo, y en éste el libre albedrío vence a la estabilidad, a la seguridad y a la solidez. Son muchos los factores, que dificultan que una pluriamistad se desarrolle favorablemente de una forma sencilla, más aún cuando las agendas de unos y otros chocan y acaban por imposibilitar el fluido avance de las relaciones. Y cansa. Hacer planes se hace más difícil cuanto más viejo te haces, cada uno con sus quehaceres, sus compromisos, sus manías… y en cambio con las parejas esto parece muy fácil, al menos desde fuera.

Llevar hacia delante la relación en la que uno mira por otro y ese otro mira por el uno es, cuanto menos, más simple. Y desde el otro lado parece más agradecido. Al menos ese uno sabes que te llamará y no pasarán fines y fines de semana sin que suene el whatsapp para preguntarte dónde estás o cómo te encuentras. Sí, cuando estás soltero es común tener la sensación de que podrías morir solo en tu casa un viernes noche sin que nadie se enterase hasta el jueves siguiente, cuando el hedor de tu putrefacto cuerpo alertase a los vecinos. Porque nadie te llamaría.

La amistad es a veces una furcia desagradecida. Otras, en cambio, te colma de alegrías.

Por eso es por lo que la gente intenta desesperadamente abandonar el barco de los solteros y establecerse en la paradisiaca isla del emparejamiento. Donde quizás todo sea más aburrido pero al menos sabes que tendrás quien te eche crema en la espalda. Ese alguien a quien puedes arrastrar sin que proteste a un concierto o una exposición a la que quieres ir y a la que ningún amigo te acompañaría por el simple gusto de complacerte. Que acepta tus planes de sábado sin poner muchas pegas. Y que te lo pone fácil.

Bueno, la pareja no tiene por qué ser aburrida, quizás el problema usual es que mucha gente se va a la isla de cualquiera con tal de tener a ese alguien que le unte crema. Y pasa lo que pasa.

En Se me pasa el arroz | El fuego del relámpago

7 thoughts on “Amigos Vs Novios

  1. marpe
    7 junio, 2013 at 10:56

    Yo siempre diré que una vida sin amigos, no es vida, y que igual que celebras el aniversario con tu pareja deberías hacerlo con tus amigos del alma. Y quien no sea capaz de compaginar los amigos y la pareja, es porque algo está haciendo mal.
    Y ahora te pregunto ¿quieres ser mi amigo para siempre? (es una pregunta retórica, porque amigo mio ya no tienes escapatoria) :P

    1. Álvaro Onieva
      7 junio, 2013 at 11:06

      Tienes mucha razón, compaginar es la clave. Aunque hay algunos a los que dan ganas de mandarlos a tomar viento fresco y perderse en un bosque y no verlos…
      Y mi respuesta es: ¡no quiero escapatoria!

  2. 7 junio, 2013 at 18:18

    Ay, tema espinoso. Yo en mi caso procuro darle prioridad a la amistad; a aquellos que merecen la pena (poquitos). Etimológicamente la palabra amistad viene del latín “amicitia”; afecto puro desinteresado y recíproco…. Ahora no recuerdo que filosofo griego dijo que el amigo de verdad es con el que estás TODO el día, ¡todo!

    Y lo de tener pareja para que te acompañe a los sitios, ¡mejor ir solo!;) Si hay algo que no me gusta en esta vida es arrastrar a alguien a hacer algo a disgusto. Paso. Al final ni disfruto yo. La soledad está infravalorada. Obviamente lo mejor es dedicarle el mismo tiempo a pareja y a amigos…

    Muy buen post!!!!!!!:) (como todos)

    1. Álvaro Onieva
      8 junio, 2013 at 18:21

      No conocía el significado etimológico… Desinteresado no siempre, y recíproco menos aún… ¿todo el día juntos? ¡flipaban!
      Ojo que no digo “tener pareja para que te acompañe”, ¿eh? Yo paso muuucho tiempo solo y no tengo problema con hacer cosas que me gusten aunque no tenga quien me acompañe… pero como digo, todos tenemos necesidades sociales. Nadie es una isla ;)

      Muchas gracias por pasarte! :)

  3. Feo
    13 junio, 2013 at 3:47

    Jajajajajajajaja…..pedazo de post!!, has roto mi silencio tras unas cuantas entradas. Estoy totalmente de acuerdo en TODO lo que dices, hay que saber compaginar, por eso a “Fea” y a mi nos ENCANTA cuando bajas!! :D:D:D …a ver cuando subimos nosotros definitivamente y te acompañamos no todo el día, pero si unas cuantas veces entre Viernes y Jueves!! X)

    Besos guaper!! ^^

  4. Isabel
    11 agosto, 2013 at 21:17

    ayyyy!!!! acabo de encontrarte y me encanta como escribes y lo que escribes!!! GRACIAS por amenizarme la tarde! Y las que me quedan ahora que te he descubierto!!! Qué bien escribes!!!

    1. Álvaro Onieva
      12 agosto, 2013 at 14:49

      Muchas gracias Isabel por tus comentarios, me animan mucho a seguir escribiendo :D

Deja un comentario