Cantantes pop que se enamoraron de señores de la cáscara amarga

Raffaella sigue sentada esperando pacientemente por si a Lucas le da por volver.

Raffaella sigue sentada esperando pacientemente por si a Lucas le da por volver.

Dicen que todo hombre homosexual se enamora por primera vez en el instituto de su mejor amigo heterosexual, del mismo que toda mujer heterosexual se queda prendada en algún punto de su vida de un señor de la cáscara amarga. “Es tan sensible”, “me comprende como ningún otro”, “tenemos tantas cosas en común” y otras frases llenas de clichés son los argumentos que ellas os darán ante la apreciación de un ejemplar del sexo masculino que no eructa en la mesa y no la toca porque la respeta.

Es un drama muy de toda la vida que también ha sido retratado en la historia del pop en alguna de esas raras canciones que no contiene uno de los tres mensajes típicos del pop (de los que hablaré otro día). Y hoy saco el tema a relucir porque es el 70º cumpleaños de Raffaella Carrá y ella lo sufrió en sus carnes…

Raffaella Carrá – Lucas

Desdicha la de Raffaella Carrá cuando de la noche a la mañana su amado Lucas desapareció y ni Paco Lobatón dio con él. “El era un chico de cabellos de oro, yo le quería casi con locura” le recuerda ella tras sorprenderse porque “la historia sucedió de pronto”. ¿Pero era gay? No sabemos, lo que sí se sabe es que admiradaba mucho a la cantante italiana, le encantaban todas sus canciones y se sabía las coreografías. Esto no lo dice la canción pero ya os lo digo yo…

¿Y qué pasó? Nos lo cuenta: “Porque una tarde desde mi ventana, le vi abrazado a un desconocido, no sé quién era, tal vez un viejo amigo, desde ese día nunca más le he vuelto a ver”. Un viejo amigo no, su hermano Raffaella, SU HERMANO. “Lucas, ¿qué te ha sucedido? ¿dónde te has metido?” se preguntaba la pobre sin saber nada del paradero de quien antaño le ponía las mechas. “O él no me ha entendido nunca o algo no marchó bien”, seguro que el problema es que no entendió, va a ser eso.

Paulina Rubio – Enamorada

Otra que se atrevió a hablar de esta terrible situación sentimental para la mujer heterosexual fue Paulina Rubio, que se declaró ‘Enamorada’ a finales de los años 90 que tan mal la trataron. Paulina, cubierta de desdicha, yace en su lecho rememorando el amor de un chico que se marchó sin dar explicación alguna “Tú lo prometiste, dijiste escribiré, ha pasado mucho tiempo. No resistiré”. Claro, que viendo el exceso de maquillaje que por aquel entonces usaba la Chica Dorada no me extraña que al buen muchacho le entrase algún tipo de alergia cutánea y se tuviese que marchar.

La letra de la canción deja entrever un engaño por parte del chico con más subtexto que ‘Xena, la Princesa Guerrera’ pero sin dejar nada claro: “Tú dime si el rumor es cierto, me alejaré de ti. Me siento atrapada, alma engañada”. Sin embargo el realizador del videoclip no estaba para sutilezas y combina a lo largo del video (leáse con acento en la e, que hablamos de una obra audiovisual latina) mezclando planos de Paulina cantando con planos recursos de hombres paseando de la mano por las calles de Nueva York y banderas multicolor. Y para colmo, al final Paulina disfraza de hombre, puro en la mano incluido. Tal vez para así atrapar-engañar a su hombre en forma de travestí masculino.

Sé que vosotros no teníais idea de la existencia de este tema, que tiene también su versión en inglés, pero los talifans de Pau que escriben su Wikipedia no opinan lo mismo y dicen esto de la trascendencia del corte extraído de ‘Planeta Paulina’:

Con ello, en 1997 como pionera, Paulina Rubio rompió los tabúes en Hispanoamérica al hablar abiertamente de la homosexualidad y enfermedades de transmisión sexual como el VIH/sida, años más tarde los críticos de la cultura popular elogiarían su trabajo como un acto de valentía y vanguardia durante esa época.

¡Ahí es ná!

Celine Dion – Ziggy

En 1993 la canadiense Celine Dion vivió un calentón de lo más turbio. Y es que aunque la tenemos enmarcada en esa imagen de dama elegante que canta ‘Titanic’, en este single la Dion hizo gala de sus más bajas pasiones al pretender a un maromazo orgullo de la raza aria de nombre Ziggy. La versión original del tema fue cantada en francés, pero yo os remito a una posterior en inglés que es lo que acierto a entender.

Celine empieza contándonos lo bello y maravilloso que es Ziggy de una forma muy platónica hasta que, claro, una noche tonta está ya que explota: “Four a.m. he’s here by my side, talking, laughing and making friends, making fun of me too. He can do whatever he wants, I don’t mind, but he pretends, not to see what I go through”. Chica, pues si tiras de tus mejores pestañeos y sonrisitas coquetas y ves que no, es que no. Y sigue: “Why won’t he try anything new? I would be his very best and his first, in many ways. Oh if I were one of his boys, thin and languid and self-possessed… So in demand nowadays – oh”. Sí guapa, todos queremos ser delgados y dueños de nosotros mismos, pero nadie elige sus cartas. Y muy buen intento eso de probar algo nuevo, quizás si te compras un arnés consigues engañarle para jugar al teto…

No os perdáis el videoclip. Vosotros mismos valoraréis si el tal Ziggy merece volverse loquita como Celine. Y además se ven culos porque en unos innecesarios planos de vestuarios del equipo de rugby en el que juega el muchacho, Celine Dion le da al voyeurismo.

Massiel – Brindaremos por él

Realmente no queda bien clara la posición de Massiel dentro de un posible triángulo amoroso, pero todo apunta a que la protagonsita de esta historia descubre que su hombre a tenido un affaire con otro chico pero que, azares de la vida, ese chico le ha dejado plantado. “Ya sé que ayer estabas junto a él y hoy se ha ido, ya se que has compartido junto a él la noche tibia y el amanecer, ya sé que has descubierto junto a él la dicha…”. Ya, la picha LA DICHA. Así que Massiel acoge a su amado en su regazo y le consuela para que no llore por el otro. Cornuda y apaleá, vaya.

¿Y qué solución plantea Massiel para tan lamentable situación? Pues beber, era obvio. “Brindaremos por tí, brindaremos por él, porque le vaya bien, y mañanara verás que es mejor olvidar que llorar por amor”. Sí, olvidar va a olvidar con semejante cogorza de tanto bridar.

¡Chin-chín por vosotras!

En Se me pasa el arroz | La canción del lalalalalalalalalalalala

One thought on “Cantantes pop que se enamoraron de señores de la cáscara amarga

  1. 22 junio, 2013 at 0:32

    JAJAJAJAJAJAJAJA. Eres muy de los 90 xD

Deja un comentario