Manual del buen stalker: Facebook

manual-stalker-facebookFacebook es probablemente la mayor mina de información para un stalker, de ahí el dicho “quien tiene una petición de amistad aceptada, tiene un tesoro” que me acabo de inventar. El carácter cerrado de Facebook hace que sea en esta red social donde vertemos más contenido personal, sin embargo esta misma característica la convierte en la más inaccesible por culpa de (o gracias a) las opciones de privacidad que hacen que muchos perfiles den muy poca información a la gente que no es del círculo cercano del dueño del perfil.

En Facebook encontraremos las cosas de más enjundia: si tiene algún lío aquí es más fácil verlo que en otras redes, también si tuvo relaciones anteriores, así como un montón de información sobre sus gustos, necesidades, virtudes o defectos. Demasiadas cosas. ¿Por dónde empezamos?

Como os decía, todo depende de las opciones de privacidad que tenga el stalkeado. Al menos podremos ver alguna actualización, su foto de portada, y el apartado “información”. Ya es algo. Si no veis muy claro qué hacer con esto, os recomiendo volver a Google con lo que hayáis encontrado (la ciudad, por ejemplo, o el centro de estudios…). Sin embargo, si tenéis la suerte de encontrar el perfil abierto, o le tenéis como amigo, podréis desentrañar grandes cantidades de información, en función de vuestra cantidad de tiempo libre y nivel de locura.

Los estados y los likes

Los “Me gusta” que tu acosado/a ha repartido por las diferentes fanpages que pueblan Facebook os darán una poderosa información: sus gustos e intereses. Esto nos servirá para sorprenderle con futuros planes de ocio o introducir de forma “espontánea” temas de conversación que sean de su agrado. Jamás en la vida se te ocurriría ir al cine a ver una peli de ese director pretencioso tan coñazo por tus propios medios, pero si has visto que le gusta puedes agradarle con un “mi amiga Susi me ha recomendado tal película, pero como ella ya la ha visto no sé con quién ir… ¿te apetece?”.

Pulgar arriba para stalkeados potenciales que dejan su perfil abierto.

Pulgar arriba para stalkeados potenciales que dejan su perfil abierto.

He de advertiros que esto de asimilar gustos foráneos hay que tomarlo con medida. No podemos fingir que somos quien no somos. Por tentador que pueda ser. No puedes ir de ser un gafapasta que fuma en pipa mientras ve cine ruso si luego, cuando enamores a la víctima, vas a querer arrancarte los ojos de las cuencas si te prepara con todo su amor un ciclo de Eisenstein en casa. Lo que sí está permitido es ver cuáles son sus gustos y acercarte a ellos, escuchar la música que escucha por si te gusta, o ver alguna de sus pelis favoritas para poder comentarlas. Introducir cosas nuevas en tu vida no hace daño, siempre que no las metas con calzador. Prueba a ver. Pero tampoco quieras mimetizarte, aunque no lo creas, tú también tienes tu propia personalidad, amiga, y debes conservarla. Lo que haremos será explotar nuestros gustos comunes en pos de una conversación amena que le haga pensar que sois medias naranjas dispuestas a exprimirse el jugo mutuamentePor el contrario, puedes hallar entre sus gustos cosas horrendas que supongan un dealbreaker (motivo por el que cortarás la relación sí o sí). ¿Y si le apasiona ‘Moulin Rouge’ y tú la detestas porque eres más de ‘Chicago’? Esas cosas es mejor saberlas cuanto antes.

Los estados, además de introducirnos a estos gustos (la mayoría de veces encontraremos canciones, referencias a películas vistas o noticias), también nos hablan de su vida diaria, obsesiones y estados anímicos. Si ves que tiene un mal día quizás sea ocasión de aparecer como un decidido héroe a sacarle una sonrisa por Whatsapp. Ojo, que no se note que estás a la que salta, deja un par de horas de margen entre estado y mensaje y no publiques nada en Facebook ese día para que no haya indicios de que lo leíste.

Las fotos

El escudriñamiento de las fotos cobra mayor valor si nuestra víctima de stalkeo es alguien a quien hemos conocido por internet. Todos tenemos una foto en la que salimos estupendos y que usamos como foto de perfil. Tenemos unas cuantas más en las que salimos favorecidos, pero al final acaban saliendo a la luz en Facebook otras tantas en las que aparecemos menos guapos, menos apuestos y más nosotros. Normalmente subidas por nuestros amigos, claro. Así que si la persona stalkeada la conocemos sólo de forma virtual podremos hacernos una idea mejor de cómo luce en tres dimensiones.

Y una vez más, las fotos resaltarán sus gustos y relatarán parte de su biografía. Podremos delinear de forma exhaustiva su dieta si es de los pesados que suben todo lo que comen con filtros de instagram, descubrir su patrón de salidas nocturnas (frecuencia y sitios) para así planear un encuentro “casual” y cómo no, saber a dónde ha viajado y CON QUIÉN.

Sus amigos (tus posibles enemigos)

Porque el punto fuerte de Facebook con respecto a otras redes sociales es el acceso que da al stalker al universo social del stalkeado, esto es, a sus amigos. ¿Y para qué nos interesan a nosotros los amigos de nuestro interés amoroso-sexual? Pues porque como decía Ortega y Gasset, “yo soy yo y mis circunstancias”, y cuantas más circunstancias conozcamos del otro más posibilidades de escalar puestos en su corazón tenemos. Recordad la máxima del stalker: la información es poder. Así pues, debemos conocer con quién se junta (“dime con quién andas y te diré quién eres”, esto ya no es de Ortega).

¿Y qué queremos saber de sus agregados en Facebook? Pues principalmente nos interesa saber si existen potenciales rivales que puedan suponer amenazas para nuestros propósitos. Si tu hombre o tu mujer están poniendo más :) o <3 de la cuenta alguien, será mejor saberlo de ante mano. Yo te recomiendo, querida amiga, que no te cortes a la hora de stalkear y hagas un informe en profundidad sobre las relaciones sociales de tu futuro cónyuge, y para eso propongo la siguiente tabla:

tablaamigos

En vista de estos datos, ¿quién creéis que representa una amenaza potencial a nuestro amor?

Como veis, tomaremos como referencia una serie de variables. En primer lugar, la ciudad nos será muy útil, pues si son de otro país podrían ser excompañeros de Erasmus, o si viven en otra ciudad no representar verdadero peligro. Que no tengan fotos juntos nos puede dar a entender que no tienen una relación muy profunda o frecuentada, aunque esto no siempre es así. En las interacciones veremos si participa o no de la vida diaria del stalkeado, si suele comentar sus estados, darle like a las fotos… Se cazan a muchas lagartonas por ahí. Por último, añadiremos otras observaciones que puedan servirnos como referencia para cuando, en un futuro, volvamos a consultar la tabla ante la presencia de nuevas amenazas posibles, o la publicación de nuevas fotos juntos. Todo esto vuelve a ser compatible con stalkear en Google a los posibles rivales.

Por último, algo a tener muy en cuenta son los Amigos en común. Puede que sin saberlo estés pretendiendo a la misma persona que un conocido tuyo. Puede incluso que a quien pretendas ya haya pasado por el catre de algún amigo tuyo, cosa que hoy día no es tan raro. O puede que un buen amigo tuyo le tenga agregado y que cuando le preguntes te advierta de que la susodicha persona es un elemento de mucho cuidado. Es por esto que muchas veces tener 0 amigos en común es toda una bendición.

Quizás también te interese…
- Manual del Buen Stalker: Introducción
- Manual del Buen Stalker: Google

Deja un comentario