Manifiesto del Partido del Amor y el Sentido Común (PASC)

Partido del Amor y el Sentido Común

No es el mejor logo del mundo, pero lo que cuenta es la intención.

Vivimos en una época en la que gran parte de la clase política ha minado con sus bárbaras acciones la fe de los ciudadanos en ésta. Un tiempo en que la corrupción está a la orden del día en un bando y otro y donde, sorprendentemente, los infractores no están pagando por sus males y otros muchos ni siquiera son llevados ante la justicia a pesar de comprobarse en los medios las distintas fechorías que han hecho y siguen haciendo. Una serie de problemas que podrían tener solución con un poquito de sentido común.

Por eso, ante la falta de credibilidad que me producen unos políticos y otros, he decidido redactar el manifiesto de mi propio partido, el Partido del Amor y el Sentido Común (PASC). Todos podéis adscribiros a este manifiesto con el botón que hay al final del post o comentarme qué os gusta y qué no en los comentarios. No pretendo hacerme dueño de él, si alguien lo lleva al Congreso con intención de cumplirlo por mí encantado. Éstos son los puntos que propongo.

Leyes de sanidad y educación universales

La sanidad y la educación serán públicas y gratuitas, accesibles para toda la población. No matter what. Los turistas extranjeros serán atendidos en los servicios sanitarios españoles, derivándose los gastos a los organismos de su país según convenio. Los inmigrantes en situación irregular y sin recursos serán atendidos siempre, al igual que las personas sin recursos de nuestro país.

La sanidad será eficiente. Se reducirán los tiempos de espera para las citaciones. Estará prohibido la obtención de bonificaciones más allá del sueldo, tales como los regalos por parte de empresas privadas médicas o farmacéuticas para conseguir la firma de convenios con hospitales, y no existirán las primas a los médicos por resultados: los pacientes no son números que tengan que conseguir. Nadie podrá hacer negocio con la sanidad pública, ella es un derecho de los ciudadanos y no un objeto de mercado.

La educación estará garantizada hasta bachillerato y se fomentarán los estudios de formación profesional, universitarios y postuniversitarios con becas y ayudas. Los estudios del alumnado desde preescolar hasta bachillerato serán multidisciplinares con el fin de crear una base de conocimiento y cultura general en humanidades, sociales, ciencias, artes e idiomas. La religión católica no será una materia impartida en centros públicos al ser éste un país aconfesional, pero los centros privados podrán ofrecerla como materia optativa en horario extraescolar. Todo el mundo tiene derecho a creer en lo que considere.

Ley de cultura

La cultura será valorada tanto como una necesidad del ciudadano como una marca del país. Los museos y centros culturales contarán con ayudas para desarrollar sus labores. Los precios de las instituciones públicas dedicadas a la cultura serán variables en función del nivel de ingresos de los ciudadanos.

La propiedad intelectual será protegida. Los ciudadanos podrán hacer uso de la cultura en los diferentes centros públicos destinados a su divulgación: bibliotecas, fondos museísticos, etc. que serán siempre preservados.

Todos haremos buen uso del lenguaje y cuidaremos la ortografía.

Ley de empresas

Las empresas más grandes pagarán más impuestos que las pequeñas. Todas deberán respetar las leyes de los trabajadores.

Leyes para los trabajadores

El salario mínimo interprofesional se establecerá en la cifra de 1.000 euros. Las horas extras serán auditadas y pagadas, SIEMPRE. El trabajador podrá o no realizar dichas horas extra sin que su decisión perjudique la continuidad de su contrato laboral. El descanso fuera del horario laboral es un derecho del trabajador. Tener chuches o frutas gratuitas en la oficina no es obligatorio pero sí recomendable.

Los periodos de prácticas serán siempre remunerados, no pudiendo percibir los becarios menos del 70% del SMI por su labor. Por cada año de prácticas que las empresas disfruten en un puesto de trabajo (de un mismo trabajador o varios acumulados), deberán contratar otro año a un trabajador para el mismo puesto. Esto se demoninará Ley contra la explotación y rotación infinita de becarios.

Ley de la transparencia política

La malversación, el cohecho, el tráfico de influencias y la apropiación indebida estarán siempre penados con cárcel, incluso si el culpable de tales delitos no tenía antecedentes, estableciéndose esta distinción legal para quienes ejerzan la política. Todo robo al erario público estimado en más de 50 euros supondrá una pena de cárcel.

Las personas que hayan desempleado un cargo público no podrán trabajar en empresas privadas con las que tuvieron trato durante el desarrollo de dicha función en al menos 15 años. Tampoco podrán establecer acuerdos durante su mandato con empresas de las que han formado parte en los 10 años anteriores, y en ningún caso si son empresas de las que son socios o fundadores.

Para la realización de un cargo público habrá de demostrarse el conocimiento y experiencia en la materia a desempeñar. No vale cualquiera para cualquier cargo.

Se abolirán los sueldos vitalicios a todos los políticos, una supresión que también se hará firme con efecto retroactivo.

Ningún político cobrará dinero por dietas, desplazamientos o alojamiento por el desempeño de sus funciones dentro de la ciudad en la que ostente el cargo. En los viajes a otros lugares sólo le será pagado el desplazamiento, esto es, la administración se hará cargo de la factura del establecimiento y nunca el dinero será ingresado al político en su cuenta. Todo trabajador público se hará cargo de su propia alimentación. Eso sí, los lugares de trabajo públicos estarán equipados con microondas para que los políticos puedan llevar el tupper de casa y calentárselo. Los coches oficiales no existen.

Todo aspirante político acepta estas condiciones como gesto de buena disposición y demostración de que su único interés por ejercer la política es servir al ciudadano.

Leyes sociales

La discriminación será erradicada. Nadie será excluido por cuestiones de raza, género, credo, sexualidad o condición social. No existe la paridad de género, sí la igualdad. Esto parte de la base de que si estableciésemos paridad de género en las funciones públicas también deberíamos de hacerlo siguiendo otros parámetros de exclusión social tales como raza o sexualidad, y al final la organización de las funciones públicas se convertiría en un puzle más que en una cuestión de méritos. La igualdad de oportunidades será el objetivo. Los crímenes de odio serán más fuertemente penalizados.

¿Qué es el Partido del Amor y el Sentido Común?

Fácil. Esto no es un partido político que funcione por afiliación. A él pertenecen todas aquellas personas cuyos actos son movidos por el amor a los otros y a uno mismo en lugar de por la codicia, la mentira, la envidia, etc., y sus postulados obedecen sencillamente al sentido común, no a ninguna ideología concreta. El fin del Partido del Amor y el Sentido Común (PASC) es el bien de todos, no el desequilibrio de la balanza hacia un lado u otro.

¿Estás de acuerdo con este Manifiesto?

View Results

Loading ... Loading ...

Deja un comentario