Los murales de Iñaki en Salamanca

murales de salamancaPaseando por Salamanca, entre edificios antiguos con el característico color arena de la piedra de Villamayor, aparecen de repente unos murales que nos ofrecen una explosión de color. Seguramente habréis visto por la Rúa Mayor uno de los más llamativos, pero hay otros cuantos repartidos por el centro de la ciudad. Son las obras de Iñaki, un pintor que se define como constructivista que decora con su arte, y de forma desinteresada, los paredones de edificios en obras o derruidos.

Muy probablemente, junto a estos murales de Salamanca encontrarás al propio Iñaki, rotuladores en mano, terminando o perfeccionando su obra. Vende libretas con algunas de sus diseños en la portada pero, dice, que no busca lucrarse con esto sino que lo único que quiere es el dinero que necesita para seguir trabajando. El precio de las mismas, muy bajo, corrobora su versión.

Hablando con él me comentó que aunque nació en Eibar se crió en la ciudad, pero que ha viajado muchísimo. Ha dejado obras en ciudades de Francia, Alemania o Suiza, pero de eso hace ya tiempo y supone que no quedará mucho de ellas. No le importa. Entiende el arte como algo vivo. Iñaki contaba que puede estar un mes creando un mural, volviendo a él con nuevas ideas, retocando lo que no le ha gustado cómo ha quedado o rehaciendo lo que la lluvia ha desecho. Pero luego llega un día en que da por concluida la obra, y ahí queda a su suerte, mientras él empieza otra.
murales de salamancaAunque no cabe duda de que es un artista, confiesa que él no recibió clases sobre pintura, es autodidacta. Lo que sí estudió fue escultura y forja pero, recuerda con cierta melancolía, hace mucho que no realiza esculturas porque no dispone de los medios para ello.

Ahora que el Ayuntamiento de Salamanca no le pone problemas para realizar sus obras en las paredes de la ciudad, piensa seguir adelante. Podéis encontrar obras de él en varias calles, como por ejemplo, la que hay en la Calle Meléndez a la que él llama “La mujer”. Lo curioso es que antes de hacer este mural hizo otro llamado “El hombre”, por donde está el Cortefiel cercano a la Plaza Mayor. Quizás por esa separación, o quizás porque a “El hombre” lo acabaron tirando, “La mujer” tiene lágrimas en sus ojos. Aunque yo en realidad veo (o quiero ver) en esta pintura no a una sola mujer triste sino a dos caras de perfil fundidas en un beso.

murales de salamanca

La mujer, de Iñaki.

Los murales de Salamanca de Iñaki se construyen, cambiantes, ante la mirada de turistas y salmantinos que pasean por las calles de la ciudad. Y ya forman parte de la misma.

Deja un comentario