Adiós a un trocito de nosotros… adiós a LittleBit Magazine

LittleBit Magazine

Hoy toca decir adiós a algo muy bonito, algo que ha formado parte de mi vida durante cuatro años y que no va a continuar. Hablo de LittleBit Magazine, un proyecto que comenzó mi amigo Félix en octubre de 2010 y al que enseguida me uní. Nuestro proyecto. Después llegó diciembre y salió el primer número; tenía mucho que mejorar pero suponía un buen comienzo para algo que iría creciendo poco a poco y que tantas alegrías nos daría.

Para mí LittleBit fue luz en la oscuridad. Una razón para seguir adelante en tiempos difícil, un medio en el que realizarse cuando todo estaba en contra. Y por eso me da pena que tengamos que ponerle punto y final. Pero es el momento. A día de hoy, ni Félix ni yo podemos ocuparnos del que antaño fue nuestro ojito derecho y no es justo que siga agonizando. Porque como Félix dice, nosotros nunca hemos hecho cosas cutres, y entonces es mejor decirle adiós.

Una de las cosas más difíciles de la vida es aprender a dejar ir. Porque el miedo nos hace aferrarnos: por si nos equivocamos, por si queremos volver, por si a donde vamos es peor. Pero forma parte de crecer y es, también, una manera mejor de dar un cierre que esperar a que las cosas terminen por desidia o inanición. Y bueno, aparte de la muerte pocas cosas son irreversibles en esta vida…

littlebit magazine niños mutantes

Aquellos días de oscuridad, en aquel piso, sin trabajo, sin saber bien qué hacer y con poca esperanza, recibían color a través de las ideas que surgían para llenar las páginas de la revista. Por aquel entonces conocí a Guille Sola y LittleBit cambió gracias a él. Guille puso mucho más que su talento y sus ganas en nosotros y fuimos creciendo juntos. Y llegará alto. Todos lo haremos. Juntos o separados, aunque LittleBit ya no sea el pegamento que nos une. Nos tendremos siempre presentes, en el recuerdo.

Sacamos adelante muchas cosas de las que me siento orgulloso, entrevistas a gente muy importante, sesiones de fotos, ruedas de prensa, festivales de cine, conciertos… No olvidaré, por ejemplo, el placer de entrevistar a Amaral por un disco que he amado tanto como Hacia lo salvaje, ver crecer al gran David Navarro proyecto a proyecto, conversar con una estrella como Kyra Sedgwick o la portada que hicimos a Niños Mutantes que me dejó en la cabeza su Hundir la flota para todo el verano. Ni el acústico de Boza en aquella terraza de Pizarro o el de Davile Matellán en El Retiro que grabé con Sergio… Tampoco aquel concierto de Vega en el que gritamos como locos.

LittleBit me ha acompañado en Madrid desde que llegué y gracias a este pequeño trozo de muchas cosas me convertí en periodista. Más allá de las carreras y los másteres, trabajando es como uno llega a convertirse en profesional. Y yo aquí trabajé y aprendí, y gracias a este proyecto soy mucho de lo que soy ahora. No sólo en lo que se refiere a ponerse frente a un ordenador y teclear, también en otros intangibles, como saber escuchar o trabajar en equipo.

Son todos buenos recuerdos y por eso quiero dejar ir a LittleBit Magazine ahora que debo hacerlo. Intentando sonreír cuando las lágrimas nostálgicas amenazan con precipitaciones.

littlebit magazine

Álvaro, Félix, Guille. 31/01/2012.

Gracias a todos los que alguna vez formaron parte de LittleBit, que pusieron en ella su poquito de algo, su poquito de sí. A Íñigo, Jonathan, Pablo, David, Diego, Jose, María, Juanka, Almudena, Maxi, Lorenzo, Sergio, Juanjo, Dani, Leti, Jaime, Fran, Luz, Adán, Pitu, Rafa, Mike… A los que no haya nombrado por mala memoria. A los que aparecieron en sus páginas contándonos algo interesante sobre su obra de teatro, su película, su serie, su disco, etc. A quienes lo leyeron. A quienes nos valoraron. A quienes nos siguieron. A quienes conocieron LittleBit y lo disfrutaron.

G R A C I A S !

Como dice mi amigo Félix, es tiempo de cerrar puertas para abrir ventanas.

Deja un comentario