Vitoria, la ciudad verde

vitoria

Vitoria es una ciudad bastante recogida, de esas que se ven pronto, pero con bastante encanto. A mí me recuerda bastante a las ciudades francesas, apacible, con la vegetación muy presente y sin grandes edificios. En ella he estado dos años con motivo del FesTVal, al que he ido para cubrir sus novedades en mi blog de televisión.

No sé qué pensaran los vitorianos al respecto pero yo considero como el centro de Vitoria la Plaza de la Virgen Blanca, donde encontráis el cartel vegetal que encabeza este artículo. Esta plaza está entre el ensanche de Vitoria y el casco antiguo, así que desde aquí podemos ir a todas partes, y tenemos al lado la Plaza de España, que nos recordará a otras plazas mayores españolas.

Si subimos las escaleras junto a la Iglesia de San Miguel nos adentraremos en el casco viejo, cuyo trazado tiene forma de almendra, y llegaremos hasta la bonita Plaza del Machete que presencia el Palacio de Villasuso. La subida a la torre de la Iglesia de San Vicente es muy interesante, ya que tendremos vistas de toda Vitoria y además cuesta sólo un euro.

vitoria plaza del machete

Desde ahí iremos callejeando y encontrándonos diversos edificios históricos como el Palacio de Montehermoso, la Iglesia de San Pedro o la Catedral de Santa María. Casi todos éstos lugares son de visita gratuita, salvo la catedral en la que cobran 10,50€ por la visita guiada con acceso a la torre, un poco caro en mi opinión. No hay que confundir la Catedral de Santa María -también nombrada como “la catedral vieja”-, comenzada a construir en el siglo XIII, con la Catedral Nueva del siglo XX.

vitoria palacio

La que sí es gratuita es la visita guiada al Palacio Escoriaza-Esquivel. Se trata de un edificio del siglo XVI que, a través de la ornamentación de su patio y fachada, recuerda el amor del matrimonio que lo mandó construir. La lástima es que no pudieron disfrutarlo. Posteriormente ha sido seminario, residencia de estudiantes o artillería.

Y entre los edificios históricos del casco de Vitoria-Gasteiz encontramos elementos muy modernos que consiguen una buena fusión.

Plaza de la Virgen Blanca de noche.

El Anillo Verde de Vitoria y los parques

El sobrenombre de ciudad verde le llega a Vitoria no sólo por sus esfuerzos por ser lo más eco-friendly posible, sino también por estar rodeada de zonas naturales. Es lo que se conoce como el Anillo Verde, que forman un total de seis grandes parques: Zabalgana, Armentia, Salburua, Olarizy, Parque del río Alegría y Parque del río Zadorra.

Nosotros nos acercamos hasta los humedales de Salburua, donde hay un centro de interpretación en el que tenían un telescopio para avistar aves, ya que la zona es un lugar de reproducción de aves acuáticas. No conseguimos ver mucho más de las que estaban en un campo de visión muy evidente, pero aún así las vistas eran muy buenas.

Tampoco faltan los espacios verdes dentro de la ciudad, como el coqueto Parque de la Florida.

Vitoria Paseo de la Florida

Una de las zonas que más me gustó de Vitoria fue la parte sur, donde la ciudad se va convirtiendo en algo más apacible, con paseos flanqueados por árboles y casas señoriales. Ejemplo de ello es el Paseo de Fray Francisco, donde encontramos edificios históricos como el Palacio de Ajuria Enea o el Museo de Bellas Artes de Álava que veis aquí.

Museo Bellas Artes de Álava, Vitoria

Dónde dormir en Vitoria: Hotel Jardines de Uleta

La última vez que fui a Vitoria, mi amigo Víctor y yo nos alojamos en el Hotel Jardines de Uleta y lo considero muy recomendable. Como veis, el diseño del hotel es espectacular. Aquí la vida se veía de otros colores…

Se hace muy cómodo ya que las habitaciones son tipo suite. Teníamos el dormitorio, con un vestidor muy grande que comunicaba con el baño, como en casa de Carrie Bradshaw, y además un salón con cocina.

La verdad es que como íbamos por el FesTVal nos vino genial tener este tipo de habitación porque pudimos montar nuestra oficina improvisada. La foto es de la mañana en la que escribíamos sobre ‘Refugiados‘ tras verla en el preestreno de la noche anterior.

El hotel además tiene terraza para tomar algo con unas vistas estupendas…

Y muy cerca del Hotel Jardines de Uleta encontramos paseando la Basílica de San Prudencio de Armentia, una construcción románica del s. XII rodeada de un parque.

Dónde comer en Vitoria: ciudad de pinchos

pinchos vitoria

Seguramente ya sabréis que lo típico en Vitoria, y en gran parte del País Vasco, es comer de pinchos. Una opción que te permite probar distintas cosas y bastante económica. No está al mismo nivel de barato que las tapas de Granada pero también es verdad que suelen ser cosas algo más elaboradas.

Si tengo que quedarme con uno de los sitios que probé sería Sagartoki, donde destacan dos especialidades: una tortilla que está de muerte y, sobre todo, el pincho de huevo frito. Pero ojo, no es un huevo frito común. Se trata de una especie de cápsula hecha a base de patata que queda crujiente y dentro de la cual hay un huevo con bacon. Es difícil de explicar e increíble de saborear. Un bocado que tengo que probar de nuevo la próxima vez que vaya a Vitoria.

Además de este sitio, recomendaría perretxiCo (la versión de pinchos del popular restaurante marmitaCo), Saburdi Bar que está en la céntrica calle Dato (al que corresponden los pinchos de la foto) y Toloño.

Y para cerrar os dejo con esta foto haciendo el tonto sobre la alfombra naranja del FesTVal. Una niña que pasaba, al verme ahí me señaló y preguntó emocionada: “Mamá, ¿quién es ese?”. La madre no supo qué decir… ¡pues no entiendo cómo no me reconocieron!

Deja un comentario