Ahuciemos a esta España nuestra

AhuciarAcostumbrados estamos escuchar la palabra desahucio en esa acepción que alude a cómo una persona es echada de la casa que solía ser su hogar. No nos acostumbramos, gracias a que aún nos queda humanidad, a ver las aplicaciones que tiene esta palabra a la vida. La imagen de Carmen, la anciana de 85 años desahuciada esta semana, ha recorrido las redes y los medios. Un símbolo de la España nuestra que nos toca vivir.

Desahuciados no son sólo aquellos sacados de sus hogares sino también lo son quienes sufren esa otra acepción de la palabra con la que no estamos tan familiarizados, aquella que significa, en términos más generales, “quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea”.

Es una palabra tan de hoy, de la España nuestra, y en cambio nos resulta extraña su antónima: ahuciar. De hecho, se trata de una palabra catalogada como en desuso. Su significado, “esperanzar o dar confianza”.

Quitémosle el polvo a esta vetusta palabra, pronunciémosla en alto y no la volvamos a olvidar jamás. Ahuciemos a esta España nuestra.

Cecilia – Mi querida España

Mi querida España.
Esta España viva,
esta España muerta.

De tu santa siesta
ahora te despiertan
versos de poetas.

¿Dónde están tus ojos?
¿Dónde están tus manos?
¿Dónde tu cabeza?

Mi querida España.
Esta España mía,
esta España nuestra.

(…)

Pueblo de palabras
y de piel amarga,
dulce tu promesa.

Quiero ser tu tierra,
quiero ser tu hierba
cuando yo me muera.

Deja un comentario