Iniciación al geocaching: ver el mundo y viajar encontrando tesoros

geocaching“Hay un juego que te va a encantar, se llama geocaching”, fueron las palabras de Nayin. Un rato después, me había vestido y había bajado a la calle a buscar el primer tesoro y comenzaba la locura. Desde entonces, varias personas me han preguntado por el tema, así que he decidido escribir una mini-guía para aquellos que quieren saber qué es el geocaching y cómo comenzar a jugar.

Se trata de un juego a nivel global cuyo objetivo es buscar tesoros que otros participantes han escondido previamente. A estos tesoros, llamados geochachés o cachés, llegaremos gracias a unas coordenadas gps y unas pistas. Siempre son contenedores que guardan, al menos, una libreta de registro dentro para que dejemos constancia de nuestro hallazgo y, si el tamaño lo permite, incluyen pequeños juguetes para intercambiar. Si coges uno, debes dejar uno de igual valor. Pero para que no os llevéis decepciones, sed conscientes de que no habrá ni oro ni plata, normalmente hay tonterías (tipo regalo de huevo Kinder) pero que gusta intercambiar no por el valor económico sino por el juego.

tesoro geocachingPara empezar a jugar al geocaching, deberéis registraros en la web oficial de forma gratuita. Así podréis buscar en el mapa los geocachés más cercanos y ver sus fichas, donde encontráis las coordenadas y pistas. Hay distintos tipos de cachés: los tradicionales son por los que deberíais empezar, y luego pasar a los multis, que requieren ir a varios sitios para resolverlos o alguna acción; o los mystery, que plantean acertijos más complejos. Los cachés están clasificados según la dificultad de descifrarlos y las características del terreno (si es de fácil acceso o no), por lo que os recomiendo empezar por cachés fáciles.

Tened en cuenta que hay muchos tipos de cachés en cuanto a forma y camuflaje, así que cuantos más veáis más abriréis la mente. A mí me pasaba que los primeros que vi tenían todos forma de carrete de fotos y tendía en los siguientes a buscar lo mismo, pero luego ves que hay de mil formas. El hecho de no saber qué estás buscando a veces complica la cosa (algunas fichas te lo muestran en foto, pero otras no) hasta el punto de que sea imposible que aparezca. Mi consejo es no frustrarse y dejarlo para volver otro día con más experiencia.

Cuando se busca hay que tener cuidado de no ser muy descarado, ya que la gente que no forma parte del juego, es decir los muggles (sí, como en Harry Potter), podrían coger el caché por curiosidad y llevárselo, tirando al traste el juego.

aplicación móvil geocachingUna vez que encuentras el caché, vuelves a la página web y haces el registro, marcando como tipo de registro “Encontrado”. Una carita sonriente aparecerá en vuestro mapa. Puedes poner un comentario con tu experiencia (sin spoilear demasiado a los próximos geocachers, aunque a veces una pista no viene mal) y nunca está de mal agradecer a quien lo ha colocado. Pero no sólo se hace registro cuando se encuentra, también cuando no das con él. No es ningún deshonor marcar una pequeña derrota (que seguro otro día será victoria) y puede ayudar a la comunidad geocacher porque si hay muchos no encontrados puede significar que o bien ha desaparecido (y su dueño irá a ver qué pasa) o que es difícil de encontrar.

Además de la web, hay una aplicación móvil de geocaching oficial freemium (la versión gratuita te muestra algunos cachés, pero hay que bajarse la de pago para tener más); y una app colaborativa que es la que yo uso, llamada c:geo, que va muy bien y es gratis. Fundamental para consultarla mientras buscas aunque, eso sí, consume mucha batería, por lo que es recomendable usar la opción de guardar la información de los cachés en el teléfono.

¡Acompañado mejor!

Hacer geocaching solo es divertido, pero con gente es aún mejor. A veces porque entras en modo competitivo por ver quién lo encuentra antes, otras porque entre varios salen mejor las ideas de cómo podría ser o dónde podría estar. Geocaching con amigos es un gran plan. También es perfecto para los niños, ya que hay muchos cachés fáciles que pueden resolver y buscar, y es una actividad divertida y al aire libre.

¿De dónde viene el geocaching?

Hace ya más de quince años que el geocaching está en marcha. Nació a raíz de que el 1 de mayo de 2000 el gobierno estadounidense suprimiese la disponibilidad selectiva (SA), cuya misión era que los receptores comerciales de las señales de los satélites fueran menos precisas. Para celebrarlo, David Ulmer escondió un primer tesoro de geocaching en los alrededores de la ciudad de Portland (Oregón, Estados Uni­dos) y compartió las coordenadas a través de un grupo de noticias (sci.geo.sate­llite-nav) en el que se compartía información de Sistemas Globales de Navegación por Satélite. Sí, internet estaba en pañales pero los frikis ya campaban por ella a sus anchas. La idea gustó y comenzó el juego, que se expandió por todo el mundo con el paso de los años.

¿Por qué mola el geocaching?

Más allá de lo divertido que puede ser una búsqueda del tesoro y el reto de resolver los acertijos que otros plantean, lo bueno del geocaching es que te abre una nueva forma de ver el mundo. Los cachés, generalmente, están colocados en lugares que tienen algún tipo de interés histórico, cultural o geográfico, y la ficha del caché te suele explicar esa historia que hay detrás. Así, lo más común es que cada ciudad tenga un caché asociado a sus monumentos más importantes o a sus rincones emblemáticos, así como a miradores o lugares donde contar una anécdota o una leyenda.

Por esto, el geocaching se convierte en otra forma de viajar y los geocachers locales hacen una especie de guía de la ciudad muy útil. Muchas veces conoces detalles que no conocías de tu propia ciudad, te hacen mirar una cornisa que nunca te habías parado a ver por una calle que sueles pasar, te cuentan el ilustre personaje que vivió donde no imaginabas o te hacen callejear hasta dar con algo que desconocías.

geocaching salamanca

Esta mezcla de aprender y jugar es lo que hace que el geocaching sea adictivo, que tenga un valor añadido y que no acabes cansándote pronto de ir de una cajita a otra. Es una manera de viajar diferente y de ver tu entorno con otra perspectiva. Quizás cuando viajas no puedes dedicar todo el tiempo a geocachear, pero siempre es satisfactorio llevarse unas cuantas caritas sonrientes en mapas que no son tu propia ciudad.

Si os ha picado la curiosidad, os invito a que busquéis en el mapa de geocaching.com vuestra ciudad o lugares a los que hayáis viajado y comprobéis la cantidad de cachés que habéis tenido a vuestro alrededor y que, como erais muggles, no visteis.

AVISO: Es adictivo.

Profile for AlvaroOnieva

One thought on “Iniciación al geocaching: ver el mundo y viajar encontrando tesoros

  1. Javiera
    17 mayo, 2017 at 13:49

    Me meto y me pone q me cuesta dinero eso x q es y no me sale mapa ni nada solo mejora ya x q gracias

Deja un comentario