Recuerdos de Tenerife, la isla bonita

qué ver en tenerifeHace ya un añito del blogtrip a Tenerife que tan buenos recuerdos me dejó. Cuando vas de blogtrip hay dos cosas que influyen en la experiencia: el destino y la compañía. Sobre lo primero, Tenerife me encantó porque no es sólo un destino de playa como muchos puedan creer, tiene mucho que ofrecer; y en cuanto a la compañía, el #TenerifeTrip formó un grupito que encajamos como la maquinaria de un reloj suizo, lo cual cuando viajas es imprescindible.

Las risas y el disfrute fueron el motor de todo nuestro viaje, y Ana, Chefi y Víctor se convirtieron desde entonces en amigos míos. Sin ellos, no habría sido tan apasionante descubrir qué ver en Tenerife y qué se puede hacer en esta isla.

1. Visita a La Laguna

Llegamos al Aeropuerto Tenerife Norte y yo esperaba bajarme y que el sol me fulminase con sus rayos calurosos. Nada más lejos de La Gomera la realidad. El norte de Tenerife, donde gran parte del tiempo las nubes se agolpan contra la ladera de la montaña por culpa del efecto Föhn, nos recibió con un tiempo fresquito y un vientecillo que te dejaba pajarico. Tanto fue así que yo, en manga corta, tuve que entrar a la primera tienda de Inditex que me encontré, en este caso un Springfield, para comprarme el único jersey talla S que quedaba. La dependienta me dijo que no era el primero de la mañana. La Laguna es muy bonita, con aires a ciudad colonial de Guatemala o Colombia por sus edificios del siglo XVI y XVII.

2. Casa del Vino y Casa de la Miel, en El Sauzal.

Es un sitio con grandes vistas del mar y viñedos que hace las funciones de museo enológico y, además, es un restaurante excelente.

Casa del Vino y Casa de la Miel Tenerife

No hubo ninguna queja a ningún plato: croqueta de plátano y bacon con mayonesa de aguacate, arroz con conejo, solomillo sobre compota de manzana y de postre, cremoso de frangollo. La Casa del Vino y Casa de la Miel fue nuestra primera toma de contacto con la gastronomía de Tenerife.

3. La Orotava y las fiestas del Corpus Christi

Las calles del municipio de La Orotava se llenan de adornos florales durante las fiestas del Corpus Christi. Existe una Asociación de Alfombristas, para velar por la tradición de las alfombras de flores y es en la plaza del Ayuntamiento donde se hacen los trabajos más complejos cada año.

4. Parador Cañadas del Teide

Impresionante enclave para pasar la primera noche. El Parador Cañadas del Teide no es, ni mucho menos, de los más lujosos de la red de Paradores españoles, pero su ubicación le convierte en la envidia de muchos. Se trata del único edificio de alojamientos que está en pleno corazón del Parque Nacional del Teide, lo que te permite levantarte pronto y pasear por la zona antes de que desembarquen los autobuses llenos de turistas. Nos recibieron de la mejor manera posible… ¡con plátanos de Canarias!

Sin duda, un remanso de paz.

4. Estrellas en el Parque Nacional del Teide

Pero lo mejor de la estancia fue la actividad nocturna de observación de estrellas en el Parque Nacional del Teide con Discover Experience. No os imagináis del cielo que se puede ver a simple vista en un sitio elevado y sin contaminación lumínica como este. Yo descubrí mi talento descifrando las formas de las constelaciones, y fui el único capaz de ver a Centauro. Y con el telescopio pudimos ver Saturno que es increíble.

Estrellas en Tenerife discover experience

4. Explorando el Parque Nacional del Teide

Este espectacular paisaje de origen volcánico está considerado desde 2007 como Bien Natural en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La aridez de la zona invita a pasear y perderse, allí donde sólo son capaces de sobrevivir unas pocas especies, como los lagartos o el tajinaste, una planta autóctona. Nosotros lo hicimos por un sendero en Montaña Samara. Allí nos convertimos en la banda de éxito Chefi & The Travel Bloggers:

teide tenerifePero lo más conocido son Los Roques de García, un conjunto de formaciones rocosas que merece la pena ver.

5. El mar de nubes de Tenerife

Dejando ya el Parque Nacional del Teide atrás, y camino del puerto de Los Gigantes, nos encontramos con el famoso mar de nubes que se produce en Tenerife a causa de por los vientos marítimos que vienen cargados de humedad.

6. Señales misteriosas

Una vez en Los Gigantes descubrimos que está prohibido huir nadando de peces gigantes que te persiguen con un látigo en la boca.

7. Avistamiento de cetáceos en Los Gigantes

Fue en ese puerto donde cogimos un barco (hay muchas empresas allí que hacen excursiones de este tipo) y nos llevaron avistar cetáceos en Los Gigantes, además de observar los inmensos acantilados de Los Gigantes. Pudimos ver ballenas, calderones y delfines.

Al final del paseo en barco paramos para darnos (darme, porque los demás no se atrevieron) un baño en aquellas aguas cristalinas.

8. Lujo en Adeje: Hotel Dream Gran Tacande

Cerramos nuestra segunda jornada bajando hasta la zona sur de la isla de Tenerife, Adeje. A diferencia del norte, el paisaje del sur es más árido y el clima más cálido, siendo la zona favorita de los turistas de sol y playa, y el núcleo de los grandes complejos hoteleros. Nosotros nos quedamos en el Hotel Dream Gran Tacande, todo un lujo.

Allí me hice una trilogía acuática: jacuzzi, playa y baño de espuma en la habitación del hotel.

Y a la mañana siguiente, un buen desayuno.

¡Y un brindis por el #TenerifeTrip!

9. La Degollada de Cherfe

Después de coger fuerzas, la ruta en coche por el noroeste de Tenerife nos descubrió la comarca de Isla Baja: primera parada, la Degollada del Cherfe. La pobre Chefi lo pasó regular con las curvas (¡¿dónde está esa biodramina cuando se la necesita?!) pero nuestro guía era un crack y entre eso y las impresionantes vistas con las nubes rodeándonos, merecío la pena el traqueteo del coche.

10. Masca, un pueblecito perdido entre las montañas de Tenerife

La siguiente parada fue el pequeñito pueblo de Masca, del que sale una ruta de trekking hasta Los Gigantes. Allí en Masca encontré una casa medio abandonada que me pareció que tenía un potencial enorme para convertirse en alojamiento rural. Le propuse a Chefi que nos la compráramos y nos fuésemos allí a vivir en paz y tranquilidad. A día de hoy no la he convencido por las curvas para llegar hasta allí, pero no descarto que sea nuestro idílico retiro en el futuro.

11. Momento explorador

Más auténticos no podíamos estar con nuestro casco con linterna, preparados para adentrarnos en una galería de agua, donde antiguamente se extraía el líquido para abastecer a las poblaciones de la zona.

12. Practicando el salto del pastor

Después, seguimos nuestras aventuras con una exhibición de salto del pastor, una actividad que antaño servía a los pastores para moverse por la isla salvando los desniveles del abrupto terreno gracias al palo que usan. Hoy día, aunque sigue habiendo algunos pastores que hacen uso de él, el salto del pastor ha quedado más como una tradición que muchos se resisten a que desaparezca. Por ello, se practica como deporte y existen escuelas y competiciones. El palo pesa muchísimo más de lo que parecía cuando nos hacían la ágil exhibición, pero yo me atreví a probar e hice algunos ejercicios de iniciación como éste que capturó Víctor. Paramos a comer en el Restaurante Bodegón Patamero, otro must de la isla.

13. Garachico y sus charcos

Por la tarde, pudimos pasear por Garachico, el pueblo de Tenerife al que un volcán cambió su historia. No te vayas de allí sin ponerte a remojo en los charcos de El Caletón.

Garachico charcos de El Caletón Tenerife

14. Puerto de la Cruz y el arte urbano

Terminamos un día intenso cenando buen pescado en el Puerto de la Cruz, donde me sorprendió su apuesta por el street-art, trayendo esta ciudad durante varios años a afamados grafiteros para que decoren fachadas y medianeras de su zona centro.

street art puerto de la cruz tenerife

15. La Romería de San Isidro Labrador de La Orotava

Volvimos a La Orotava para vivir otra de sus fiestas, bastante más movidita que la anterior, vestidos con los coloridos trajes tradicionales. La Romería de San Isidro Labrador es un incesante desfile de carruajes tirados por animales, que van compartiendo con todo el mundo bebida (vino sobre todo) y comida que van a haciendo a la parrilla sobre la marcha.

La Romería de San Isidro en La OrotavaEl vino hizo su efecto y me limitaré a decir que podríamos adaptar para la ocasión la frase típica de Las Vegas: lo que pasa en La Orotava, se queda en La Orotava. O mejor os invito a conocer la fiesta a través del objetivo de FotoEscapada.

romeria la orotava tenerife romeria la orotava tenerife

Mapa de nuestro viaje por Tenerife

¡Inolvidable el #TenerifeTrip!

viaje a tenerife

2 thoughts on “Recuerdos de Tenerife, la isla bonita

Deja un comentario