Paseo por Madrid en segway

segway madridHabía visto miles de veces a los turistas corriendo por la ciudad sobre dos ruedas pero nunca había probado cómo iba eso del segway. Y la verdad es que me llamaba la atención, pero hasta hace unas semanas nunca me había animado a montar. El paseo en segway es más divertido de lo que parece y una manera diferente de recorrer Madrid, o cualquier otra ciudad.

El segway es un transporte ligero de dos ruedas y autobalance, es decir, que lo controlamos moviendo nuestro cuerpo hacia delante y hacia atrás, y giramos echando el peso hacia los lados. Si queréis uno, cuesta alrededor de 7.000 euros, por lo que yo antes de comprármelo me decidí a probarlo una tarde.

Elegimos Rober y yo para esta experiencia una de las actividades de Segway Trip, con los que además de montar en el cacharrito das un paseo por el Madrid de los Austrias y te van explicando la historia y algunas curiosidades de los sitios que recorres (hay tours a partir de 25€). Por ejemplo, desconocíamos que la calle más corta de Madrid, llamada precisamente Calle Madrid, está junto a la Plaza de la Villa.

Empezamos en la Plaza Conde de Barajas donde estuvimos probando cómo funciona el segway. Al principio crees que te vas a caer hacia delante, luego que vas a derrapar y salir volando, y finalmente descubres que eso corre más de lo que pensabas. Y que montar en segway mola más de lo que creías. Así que una vez controlado el aparato (y creedme, es fácil y para todas las edades), salimos a recorrer Madrid. Pasamos por varias plazas y callejuelas de la zona y luego fuimos hasta la explanada de delante de La Almudena donde tuvimos un rato para probar la velocidad del segway. Después, llegamos hasta el Templo de Debod para ver la puesta de sol, un must de Madrid.

La verdad es que me sorprendió bastante la actividad, el manejo del segway es más sencillo de lo que imaginaba, más divertido y coge bastante velocidad. Desde luego es una opción que recomiendo, ya sea por probar algo diferente o simplemente por hacer turismo dando un paseo largo en poco tiempo y sin cansarse, siendo además una actividad perfecta para hacer con niños. ¡A rodar!

Deja un comentario